domingo, 7 de febrero de 2016

BOLLINAS DE CREMA


Al domingo antes de Carnaval, o sea, hoy, se le llama en Asturias el Domingo'l Gordu. Es uno de esos días que según la tradición, marcaba una buena comilona antes de entrar en los días de Cuaresma. El menú: pote de berzas acompañado de un contundente compango y de postre, frixuelos o bollinas.
Aunque apenas se recuerda, en muchas casas de pueblo, como la mía, donde afortunadamente hay una persona que acumula años de vida y experiencias se mantiene la tradición de poner de postre bollinas o frixuelos.
Podemos decir que las bollinas son la versión frita de les casadielles. Se les conoce por este nombre, en la zona centro de Asturias, especialmente en la comarca de Avilés. También se las conoce como Teresitas. El relleno suele ser de nuez, pero hoy las hemos hecho de crema pastelera, habituales también de esta época del año.
 

La masa de estas bollinas, es medio hojaldre, una receta del libro de cabecera en todas las cocinas asturianas ("El arte de cocinar" de María Luisa García) que se trabaja de forma similar al hojaldre aunque lleva menos mantequilla.
En esta ocasión, la crema pastelera la he aromatizado con cardamomo para darle un toque diferente.

Ingredientes de la masa:

250 g de harina
125 g de mantequilla a temperatura ambiente
un vasito de agua
1 cucharadita de sal
 
Ponemos el agua y la sal en una fuente de cristal y mezclamos bien, añadimos la mantequilla y a continuación la harina y amasamos bien. Una vez que tengamos una masa bien lisa, la pasamos a la encimera o meseta bien enharinada y estiramos con el rodillo dándole forma rectangular. Debemos proceder como haríamos con la masa de hojaldre, dandole un total de cinco vueltas. Yo le he dado una vuelta simple y dos dobles. Aquí podéis ver una explicación gráfica de cómo dar esos pliegues.
Envolvemos en film y dejamos reposar en la nevera. Yo la dejo normalmente de un día para otro.

Ingredientes de la crema:

250 ml de leche
2 cucharadas de azúcar
1 cucharada de maizena
1 huevo
corteza de limón
cardamomo


Ponemos la leche a hervir en un cazo con la corteza de limón y cuatro semillas de cardamomo. Cuando hierva, retiramos del fuego y tapamos, dejando que infusione durante al menos media hora.
En una fuente, mezclamos con varillas el azúcar y la maizena, añadimos el huevo removiendo bien e incorporamos la leche colada. Mezclamos y ponemos nuevamente al fuego sin dejar de remover con las varillas, hasta que espese.
Vertemos en una bandeja y tapamos con film. En cuanto enfríe, guardamos la crema en la nevera.



Para hacer las bollinas, procedemos de forma similar a cuando hacemos empanadillas. Estiramos la masa formando un rectángulo ancho. Depositamos pequeños montoncitos de crema de la mitad hacia abajo, separados varios centímetros y doblamos la masa, dejando cubierta la crema. Aplastamos bien los bordes y cortamos cada bollina.
Freímos en abundante aceite de oliva caliente y espolvoreamos con azúcar.
¡Buen provecho y Feliz Antroxu!


domingo, 24 de enero de 2016

MERMELADA DE CALABAZA A LA CANELA


Aún estamos en época de calabaza, así que aquí tenéis una receta perfecta para preparar estos días. Una mermelada casera que alegrará vuestros desayunos y meriendas. La receta es de mi amiga Chus, de Para estar por casa que además está de cumpleaños, ¡cumple 5 añitos! Y para celebrarlo ha organizado un fantástico sorteo patrocinado por Lekue, en el que yo participo con esta receta. Así que querida Chus, una celebración perfecta que me ha hecho descubrir una mermelada deliciosa. Muchísimas felicidades y que cumplas muchos más haciéndonos disfrutar de tu cocina.


Chus utilizó calabaza blanca, yo he usado la naranja, que es la que tengo en casa y le he añadido un poco de naranja confitada.

Ingredientes (para cuatro tarros pequeños ):

700 g de calabaza pelada y sin semillas
300 g de azúcar
zumo de 1/2 limón
canela en polvo
5 rodajas de naranja confitada

Cortamos la calabaza en trozos pequeños y la ponemos a macerar con el azúcar, la canela y el limón, durante unos 20 minutos. A continuación la ponemos al fuego, cuando empieze a hervir, bajamos el fuego y removemos a menudo, para que no se pegue. La calabaza se irá ablandando, para conseguir una textura más homogénea, a la media hora de cocción yo le he metido la batidora. Volvemos a ponerla a fuego lento y añadimos la naranja confitada cortada en trocitos pequeños. Dejamos que se haga cinco minutos más y retiramos del fuego.


Vertemos en tarros esterilizados, cerramos bien y ponemos a cocer al baño maría 10 minutos. Si la vais a consumir pronto, podéis ponerla directamente en los tarros, cerrarlos bien y colocarlos boca abajo hasta que se enfríen, así harán el vacío correctamente.  

Aún estáis a tiempo de participar en el concurso de Para estar por casa. ¡El premio os encantará!
                                             http://paraestarporcasa.blogspot.com.es/2015/12/sorteo-5-aniversario-de-para-estar-por.html

miércoles, 20 de enero de 2016

PASTA FRESCA: RAVIOLI DE CARNE CON PISTO

Comenzamos 2016 viajando a Italia en Desafío en la cocina. Rocío, de Chismes y cacharros ha querido ponernos a prueba haciendo ¡pasta fresca!
A falta de máquina, yo he tirado de rodillo. El resultado, unos ravioli un poquito más grandes que los comprados, pero deliciosos.
Ya no hay excusas: hacer pasta fresca en casa es fácil y se puede hacer sin máquina.


Para la pasta:

200 g de harina de fuerza
2 huevos

Siguiendo las indicaciones de mi paisana Noelia, de La cucharina mágica, mezclamos la harina y los huevos, amasando bien sobre una superficie de madera, hasta que la masa no se pegue a las manos. Envolvemos en film y dejamos reposar en la nevera un par de horas.

Para el relleno:

200 g de carne picada
1 diente de ajo
perejil
salsa de tomate
aceite de oliva
1 hoja de laurel
sal y pimienta

Salpimentamos la carne picada, y le añadimos un diente de ajo y una ramita de perejil machacados en el mortero. Mezclamos bien y la ponemos en una sartén con un poquito de aceite de oliva. Removemos bien para que se haga la carne y añadimos la salsa de tomate y una hoja de laurel. Dejamos que se haga despacito unos diez minutos.

La receta del pisto con el que acompañaremos la pasta, podéis verla aquí
Después del reposo de la masa, llega el momento de estirarla. Enharinamos bien la superficie de trabajo (preferiblemente una mesa de madera) y estiramos la masa con el rodillo. Una vez que tengamos una lámina de masa fina, la doblamos a la mitad y volvemos a estirar por completo. Repetimos esta operación varias veces hasta conseguir una masa bien fina, yo lo hice cinco veces. Muy importante mantener masa y mesa con bastante harina, para que no se pegue.



En la mitad del rectángulo de masa estirada que hayamos obtenido, colocamos montoncitos pequeños de relleno. Pasamos un pincel mojado en agua en las intersecciones de masa que quedan sin relleno y tapamos con la otra mitad de la masa. Presionamos bien y cortamos con un cuchillo o cortapastas formando cuadraditos.
Dejamos reposar los ravioli sobre la mesa enharinada y tapados con un paño, aproximadamente una hora.



Pasado ese tiempo, cocemos la pasta en abundante agua salada, cinco minutos. Escurrimos y la añadimos al pisto que tenemos reservado. Ponemos al fuego un par de minutos y servimos.

¿Aún teneis dudas sobre cómo preparar pasta fresca en casa? Pues echad un vistazo a todas las recetas del resto de participantes de Desafío en la cocina y ya veréis como quedan solucionadas esas dudas. Pinchad AQUÍ



jueves, 31 de diciembre de 2015

PATÉ DE MEJILLONES

Última receta del año. Una de esas fáciles no, lo siguiente...

Un paté de mejillones que haréis en cinco minutos y que va perfecto para cualquier comida o cena. Una receta de Sole, mi suegra, que nunca falta en casa.
Nosotros lo cenaremos esta noche y de paso, estreno las latitas que me ha regalado mi amiga isa Reina. ¡Son perfectas!


Pues venga, apuntando ingredientes:

1 lata de mejillones al natural con todo el líquido
3 anchoas
3 palitos grandes de surimi o 6 pequeños
1 huevo cocido

Tan sencillo, como mezclar bien todos los ingredientes en la picadora, batidora, thermomix o el instrumento más adecuado para ello que tengáis en vuestra cocina.



Cosas sencillas, pero deliciosas. Y ese es mi deseo para el próximo año. ¡Feliz 2016 a todos!

lunes, 28 de diciembre de 2015

PAN DE CÁDIZ


Que me perdonen los gaditanos, porque seguramente este dulce navideño que os traigo hoy no cumple con los cánones del Pan o Turrón de Cádiz típico de esa maravillosa tierra.
Este es el que hacemos en Asturias, ni batata, ni boniato, ni frutas confitadas; simplemente mazapán, yema y cabello de ángel.
Una receta tradicional y con un sabor espectacular. Quienes lo prueben, os pedirán que la repitáis aunque no sea Navidad.


Ingredientes:

200 g de almendra molida
200 g de azúcar glass
2 yemas
3 cucharadas de azúcar normal
Agua
Cabello de ángel
1 huevo

Empezamos haciendo la yema: ponemos el azúcar normal al fuego con un chorrito de agua, para hacer un jarabe. Dejamos que hierva 4 o 5 minutos y retiramos del fuego, añadimos en hilo fino las yemas, sin dejar de remover con las varillas. Volvemos a poner al fuego, y seguimos removiendo hasta que espese. Dejamos que la crema enfríe antes de usarla.
A continuación, el mazapan: mezclamos bien la almendra molida y el azúcar glass. Añadimos con mucho cuidado un poco de agua, para poder formar una masa homogénea, que no se pegue a las manos. Es muy importante que no nos pasemos con la cantidad de agua, lo ideal es añadirla casi a gotas, porque necesitará muy poca cantidad.
Dividimos la masa en tres partes, dejando una de ellas más grande que las otras dos.
Estiramos las dos partes pequeñas, dándoles forma rectangular y dejandolas con un grosor aproximado de 2 cm.
Colocamos una de ellas sobre un papel de horno, esa será la base de nuetsro Pan de Cádiz. Sobre ella, extendemos la yema. Colocamos el segundo rectángulo de mazapan, a continuación cubrimos con una capa de cabello de ángel.
Estiramos la bola de mazapan más grande, dandole un tamaño un poco mayor que las anteriores, pro intentando respetar un grosor similar. Con ella vamos a cubrir completamente la preparacion anterior, recortando los sobrantes.
 

Alisamos bien y comprobamos que todo el bloque haya quedado bien cubierto por todos los lados. Con la punta de un cuchillo dibujamos unos rombos en la parte superior. Pintamos suavemente con huevo batido y metemos a horno muy fuerte (200-220ºC) a gratinar. Solo unos 4 o 5 minutos
Dejamos enfriar y envolvemos en papel de horno, papel de estraza o papel de aluminio y lo dejamos reposar una semana.
La espera habrá valido la pena, os lo aseguro.


domingo, 20 de diciembre de 2015

MACARONS DE LIMON Y ARÁNDANOS

Diciembre nos ha traído un Desafío de los difíciles de verdad. Nada más y nada menos, que macarons.  Esa ha sido la propuesta de La Cocina de Camilni para este mes.
Preparación delicada donde las haya y que siempre provoca más de un quebradero de cabeza.
No es la primera vez que hago macarons, pero tampoco ha sido la mejor. La humedad del Norte ha hecho que tuviese excedente de "galletitas de almendra" ya que las primeras hornadas no salieron bien y fueron necesarias 6 horas para lograr unos macarons mas decentes y con su caracteristico pie.

El relleno, lemon curd hecho en microondas y arándanos.
La receta y los consejos, de mi amiga Esther de La Cocina mágica

                           

Ingredientes:

200 g de almendra molida
200 g de azúcar glass
80 g de claras envejecidas (de al menos dos días, y fuera de la nevera desde la noche anterior)
200 g de azúcar blanquilla
75 ml de agua
80 g de claras envejecidas (de al menos dos días, y fuera de la nevera desde la noche anterior)
Colorante amarillo

Juntar la almendra molida y el azúcar glass y tamizar dos o tres veces hasta dejar un polvo fino.
Poner el agua y el azúcar blanquilla en un cazo para hacer un jarabe
Poner a montar en batidora a velocidad baja, 80 g de claras. Cuando la temperatura del jarabe llegue a 105º C subir la velocidad. Parar la coccion del jarabe a 115 ºC y verter en hilo fino sobre las claras sin dejar de batir. Una vez incorporado, seguir batiendo para que el merengue enfríe, debe quedar a unos 50-55 ºC.
Mientras tanto, mezclamos la almendra y el azúcar con los restantes 80 g de claras. Mezclamos bien con espátula y añadimos el colorante amarillo.
A continuación, incorporamos un tercio del merengue con espátula, para ablandarla y añadimos el resto en dos tandas, mezclando bien hasta obtener una masa similar al de un bizcocho.
Colocamos la mezcla en manga pastelera con boquilla lisa de 10 mm. Escudillar sobre un papel teflonado, manteniendo la manga en vertical. Golpear la bandeja sobre la encimera para evitar burbujas de aire.
Dejar secar hasta que podamos tocarlos y no se note la marca del dedo. En mi caso, como os dije, fueron necesarias 6 horas.
Precalentar el horno a 150ºC y hornear entre 10 y 15 minutos. Tanto la temperatura como el tiempo, son diferentes para cada horno.
Al sacar del horno, dejar enfriar sobre una rejilla antes de retirarlos del papel.

                          

Ingredientes para el lemon curd:

110 g de azúcar
1 huevo y una yema
100 ml de zumo de limón
50 g de mantequilla
ralladura de limón

Haremos el lemon curd en microondas, una forma muy rápida y con la que mancharemos muy poco.
En una fuente apta para microondas, ponemos el huevo, la yema y el azúcar. batimos bien con varillas, añadimos el zumo colado, la mantequilla derretida y la ralladura. Mezclamos y metemos al microondas en intervalos de un minuto a potencia máxima. Trs cada minuto, removemos con cuchara de madera. Irá espesando y estará listo en 3 o 4 minutos. Ya fuera del microondas, removemos bien durante minuto y medio y tapamos a piel con film. dejar enfriar y reservar en nevera.

Las conchas de macaron es preferible dejarlas reposar un dia en un envase hermético en la nevera. Para rellenar, poner el lemon curd en una manga pastelera, escudillar un punto en una concha de macaron, colocar 5 o 6 arándanos en el borde y tapar con otra concha, presionando ligeramente. Guardar en nevera 24 horas antes de tomarlos.

Y ahora, ya podéis echar un vistazo a todos los macarons que han hecho el resto de compañeros de Desafío en la cocina. Os entrarán ganas de probar, seguro.

                        

jueves, 10 de diciembre de 2015

TARTA GARRUCHA #campanasobrecampanaTS

La cita con La Cocina Typical Spanish es este mes, muy especial. Todos los participantes hemos tenido que elegir un grupo con un ingrediente secreto. En mi caso, el grupo elegido ha sido el liderado por mi paisana Mar, de Mar entre fogones de quien eligió como ingrediente para cocinar este mes, la castaña.
Un fruto seco vinculado al otoño y que en Asturias, al igual que en Galicia, se sigue cultivando y comiendo. Nuestros mayores recuerdan muchas veces, "que las castañas quitaron mucha hambre" y es que se trata de un alimento muy energético, aunque con bajo contenido en grasas. En mi casa, las castañas siempre se toman asadas en la cocina de leña o "pulginas" (cocidas), pero en esta ocasión he querido usarlas para hacer una tarta típica del concejo de Quirós, situado en la zona centro de Asturias. He seguido la receta de La cucharina mágica y no puede llevar ingredientes más caseros: manzanas y miel de casa y castañas recogidas en los montes de alrededor.


Ingredientes (para una tarta pequeña):

200 g de castañas peladas
50 g de mantequilla
50 g de azúcar moreno
1/2 taza de leche
2 manzanas
1 cucharada de azúcar
piel de limón
canela
Agua
2 hojas de gelatina
Miel
1 puñado de nueces
1 puñado de avellanas tostadas

Empezamos haciendo una compota de manzana, para que a la hora de utilizarla, ya esté fría. Pelamos las manzanas y las troceamos. Las ponemos al fuego con medio vasito de agua, el azúcar, un poco de canela y un trozo de piel de limón. Dejamos que cueca despacio, hasta que la manzana esté tierna y empiece a deshacerse.
Pelamos las castañas y las ponemos a cocer media hora en agua con un poco de sal. Las escurrimos, les quitamos la piel más pegada al fruto y las ponemos de nuevo al fuego
con la leche, el azúcar moreno y la mantequilla. Dejamos que hierva otra media hora. Una vez tiernas, trituramos la mezcla, no es necesario dejar la mezcla demasiado fina, porque así podremos encontrar algún trocito de castaña más crujiente al comer la tarta.
Ponemos las hojas de galatina a remojar en agua fría. Una vez que se hayan hidratado, las escurrimos bien y las añadimos a la crema que hemos triturado, removiendo bien para que se deshagan. Si fuese necesario, calentamos un poco la mezcla para facilitar esa disolución.


 Yo he hecho la tarta en un aro de emplatar, de 15 cm de diámetro. Lo forramos con una tira de acetato o con un papel de horno y vertemos la mitad de la crema de castañas, subiendo los bordes pra que que queden más altos. En el centro, ponemos la compota de manzana y volvemos a cubrir con la crema restante. Alisamos y dejamos reposar en nevera hasta el día siguiente.
Desmoldamos, quitamos el acetato o papel y pintamos ligeramente la superficie de la tarta y los laterales con miel. Esparcimos las avellanas y las nueces troceadas que quedarán pegadas y aportarán crujiente a nuestro postre.
Una recomendación: al servir cortad trozos pequeños, porque llena muchísimo.
Y ahora, otra recomendación: Pinchad AQUÍ para ver el excelente recopilatorio de este mes de La Cocina Typical Spanish con recetas de tres ingredientes muy apropiados para este mes en el que estamos.